Google+ Followers

Se ha producido un error en este gadget.

viernes, 27 de marzo de 2015

"Golpes" del Mar

Sabado 14 de marzo de 2015,

Nos reunimos en la zona de Dexo con el objetivo de pasear y buscar alguna nueva puesta, la mañana transcurre divertida, encontramos lo que buscabamos y eso nos anima a salir a pescar al dia siguiente, temprano, al amanecer.
A las 22:15, enviamos un msm a Monaim, "mañana a las 7:15 te recojemos debajo de tu casa, donde siempre".

Domingo 15 de marzo de 2015.

Camino de Mera, a las 7:00 en punto, recibimos una llamada perdida de Monaim, una sonrisa se dibuja en nuestro rostro...7:16, nueva llamada, nada mas responder lo primero que nos dice es "todavia durmiendo?", broma que solemos gastarnos justo cuando pasa el primer minuto despues de la hora de quedada,...nueva sonrisa.
Acercandonos al lugar de  encuentro lo vemos venir caminando por la pista, risueño, contento, feliz. Tras un efusivo saludo y saber que en nuestras respectivas familias todo transcurre con normalidad, dirigimos la conversacion a nuestra pasion, la pesca. Tras su ultima captura (una lubina de 8.100 Kg), era inevitable hablar de otra cosa, lo felicitamos, nos reimos juntos una vez mas y todo el camino hasta las puestas fue narrandonos, entre risas y vaciles, esa jornada que quedara por siempre grabada en nuestro corazon.




Fue una jornada atipica, ya que caminamos mas que pescamos; volvimos a las nuevas puestas, para al final decidirnos a pescar un par de horas en un roquedo habitual. Durante esas horas, comentamos varias veces lo "feo"que estaba el mar, al contrario que en otras ocasiones, no estaba enfurecido, estaba enrarecido.
Al terminar volvimos al coche, muy cansados, una vez mas risas y vaciles entre nosotros. Nos dirigiamos a casa de Monaim charlando sobre hacer una excursion a la semana siguiente y recordando la jornada que habiamos tenido. Al llegar, mientras sacaba sus cosas del coche, charlamos sobre lo que hariamos aquella tarde; todos coincidimos en lo mismo, pegarnos una gran siesta, eran las 13:30.
Una vez sin el, en el coche hablabamos de hacer una entrada recopilando un poco las salidas de este invierno y centrandonos en las capturas de lubinas que habia tenido Monaim.
Sobre las 18:50 nos mensajeamos entre nosotros...Monaim habia bajado a chivear un ratito. Entre risas, no dabamos credito, ya que todos estabamos destrozados, aun desperezandonos de la siesta, y el ya habia vuelto, motivado por varias razones, ser un amante del mar y de la pesca, estar en plena forma y vivir en pleno Seixo Branco, a escasos 400 m. del mar.
23:30, una llamada de su compañera, nos alerta de que Munaim no ha vuelto, pensaba bajar solo una hora y media y no llevaba linterna...
Inmediatamente nos pusimos en marcha; al llegar al Seixo y ver el estado del mar donde solia "bajar un ratito" nuestro corazon se paro, en ese mismo instante tuvimos claro que el mar se lo habia llevado...

Con 14 años, este espíritu aventurero, nativo del Rif (Marruecos), de carácter fuerte y noble, rasgos adquiridos en sus raíces, decide marchar como tantos otros compatriotas, a buscar un futuro mejor. Cruzó el estrecho y  entre aventuras y desventuras, vivio mil  situaciones que terminaron por fijar definitivamente su carácter.
Recorriendo toda España, paso por diferentes ocupaciones , cocinero, mecánico, hasta que un día conoció a una moza gallega que le lleno el alma. Se establecieron en el municipio de Oleiros y trajeron al mundo dos retoños.
 Por entonces ya había comenzado con fuerza su pasión por la pesca. Sus comienzos con la caña a fondo, dejaron paso enseguida a la pesca del sargo a boya, donde adquirió unos conocimientos profundos en los que pronto destacó por encima de los demas; nadie como el para saber donde estaban los esparidos; sin macizar el agua, los sacaba sin dificultad aparente; sorprendía la cantidad que sacaba en un rato sin perfumar el mar.

 

Sin abandonar esta modalidad, el spining, pronto llamo su atención. La pasión que sentía por la pesca alcanzó entonces su punto algido; comenzó a indagar, profundizar y observar tratando de absorber todos los conocimientos que le llegaban sobre caza de la lubina. 
Enseguida llegaron las capturas, buenas capturas que llenaron de ilusión su corazón,  ilusión que pronto, muy pronto, el mar arranco.

  



Golpe del mar directo al corazón. ..
Horas despues, de nada sirven ya tantas preguntas sin responder, el mar golpea sin pensar, tanto nos da..tanto nos arrebata.. 
Estas son las palabras que más cuestan,las que nunca quisimos escribir,pero la realidad se nos viene encima como un mazo.Nos falta Monaim,en el lecho de ese Océano que tanto nos da,pero que a veces se cobra su tributo de manera despiadada y cruel,sin tener en cuenta la valia de a quien engulle. Seguiremos pescando,que a nadie le quepa la menor duda, eso si, con una ausencia física pero no en nuestro corazón y nuestro recuerdoy detrás de cada amanecer en el mar, de cada atardecer, cada jornada a pie de roca y espuma, cada pieza cobrada, habrá una sonrisa que nos acompañara, que nos dejo su huella y que nunca podremos olvidar.
Y como no vamos a caer en los tópicos de estas situaciones, porque la lista sería interminable,nos gustaría terminar con un 

 
  "GRANDE MONAIM".